Aprender a escuchar

Estándar
Aprender a escuchar

Como ya comentamos ayer desde El Cuaderno, hoy 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud. Por eso, El Cuaderno ha querido dedicar la sección de cine y tv a la salud. El objetivo: conseguir que seamos conscientes de la importancia que tiene mantener una vida sana. De este modo tendremos “una buena salud a lo largo de la vida que nos permitirá tener una vejez más activa y feliz” (“Un día mundial para la Salud, publicado el 6 de abril de 2012).

Dicho esto, es difícil escoger un producto audiovisual centrado en este tema. Infinitas son las películas y series de televisión que hablan sobre la salud. Pero El Cuaderno ha echado el ojo especialmente a dos. En primer lugar a la serie emitida en la televisión de Cataluña (TV3) Polseres vermelles (Pulseras rojas, de Albert Espinosa) y, en segundo lugar, a la película estadounidense A walk to remember (Un paseo para recordar, de Adam Shankman).

En principio, ambos productos audiovisuales no guardan ninguna relación entre sí. Nada tiene que ver una con la otra, pero creemos que hay que leer entre líneas, es allí donde encontraremos el punto de unión.

Polseres vermelles es una serie de trece capítulos que nos cuenta la vida de un grupo de niños (de 8 a 17 años) que, además de luchar diariamente contra la enfermedad que los ha “encerrado” en el hospital, luchan también por sacar adelante el vínculo de amistad que los ha unido. Como cualquier otro grupo de niños, este no es diferente: juegan, ríen, lloran y se enamoran… Nada les impide llevar una vida como los niños que corren por fuera de esas paredes.

A través de un reparto maravilloso, Polseres vermelles es una serie que consigue llegar al corazón del espectador. Consigue que seamos conscientes de lo que somos y lo que tenemos. Consigue que cualquier cosa, aparentemente insignificante (un pestañeo, el movimiento de un dedo del pie, etc) sea apreciada de una forma aterradora. Consigue que seamos más humanos, y, en definitiva, más agradecidos.

A walk to remember es un buen ejemplo de superación y cambio/maduración. A través del personaje de Jamie (Mandy Moore) el espectador aprende a convivir con la enfermedad que padece la protagonista. Con ella somos testigos de un carácter fuerte de superación, de fortaleza, de ilusión, de ganas de vivir… Algo que contrasta con la opinión que tienen l@s compañer@s de instituto de la joven. Ellos la ven rara, débil… adjetivos que, a medida que avanza la película vemos que no van con ella.

Es una película que invita a la reflexión, a preguntarnos sobre nosotros mismos como seres individuales que somos. Es una breve lección sobre como afrontar una enfermedad, mantener viva la ilusión y las ganas de vivir.

Puede que estas dos producciones no hablen sobre cómo llevar un buen habito de salud, o cómo debemos cuidar a nuestro cuerpo. Pero tanto la serie como el largometraje parten de una misma premisa: los personajes ya están enfermos, y conviven día a día con su enfermedad. Lo que se nos transmite es esperanza y ganas de luchar por la vida. Una lucha que  ganaremos si la comenzamos temprano. “Un poco de tos, algunas décimas de fiebre o simplemente una mala postura son motivos suficientes para replantearnos nuestros hábitos, reflexionar sobre lo que deberíamos estar haciendo y valorar lo que realmente hacemos” (Un día mundial para la Salud)

Una vez más El Cuaderno os desea que tengáis una buena salud y que seáis conscientes de las señales que nos manda el cuerpo. Sólo tenemos que aprender a escucharlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s