Una casa llamada hogar

Estándar
Una casa llamada hogar

El “bienvenidos” de la alfombrilla de yute, la loca cola de mi perra que me recibe al llegar, la lámpara de cerámica que ilumina la sala y la manta de cuadros guardada encima del sofá. Son pequeños detalles como estos los que te dicen que estás en casa, en ese lugar creado especialmente por y para cada uno de nosotros, en ese rinconcito del mundo al que llamamos hogar.

Es donde queremos estar y de donde nunca nos apetece marchar, donde tiene espacio nuestra vida personal y donde la compartimos con los demás. Es, de entre todos, un lugar único que nos representa, nuestro hogar. Dejarlo no es nunca una tarea fácil pero muchas pueden ser las circunstancias que nos obliguen a hacerlo. Esta es la difícil situación de muchas familias que se trasladan a otras ciudades porque tienen un hijo enfermo que debe recibir un tratamiento de larga duración.

En 1974, Kim Hill, hija del jugador de fútbol americano Fred Hill, es diagnosticada de leucemia con tan solo tres añitos. En un instante, su vida y la de toda su familia cambió. De la noche a la mañana pasaron de vivir en una casa a estar durmiendo en las salas de espera de hospitales y trasladándose por todo el país para que Kim siguiera su tratamiento. En esta misma situación encontraron a muchas familias que debían recorrer largas distancias para tratar a sus hijos y que no podían cubrir todos los gastos que esto conllevaba. Pero a pesar de esta difícil situación, las familias también encontraban algo que nadie más, a parte de ellos, les podía dar: un apoyo incondicional.

Fue entonces cuando la familia Hill decidió buscar una solución para aquellas familias que, como ellos, debían dejar atrás su hogar. Así nace, en Filadelfia, la primera Casa Ronald McDonald. Esta sería la primera de las más de 300 casas que hoy están creando “un hogar fuera del hogar” para los niños y las familias que dejan su casa a causa de una enfermedad.

Una Casa Ronald McDonald es un lugar mágico. En estas casas los niños son solamente niños y la enfermedad queda reservada para el hospital. Las familias reciben ese apoyo incondicional que solo otras familias que están pasando por lo mismo les pueden dar y los voluntarios se convierten en verdaderos amigos que comparten juegos, risas, buenos y malos momentos.

La vida de las familias que se trasladaban a Barcelona también cambió. El 11 de abril de 2002 se inauguró la primera Casa Ronald McDonald de España. Ya son más de 500 familias las que han creado este “hogar fuera del hogar” con historias extraordinarias y únicas. Pero aún hay más, estos primeros diez años de vida culminan con la inauguración de la segunda Casa en España, la de Málaga, y el inicio de la construcción de la de Valencia.

Gracias por todo lo que hacéis, por proteger y curar emocionalmente a todas estas familias, por trabajar para que estén unidas y conseguir que solo se preocupen en superar este contratiempo con la mayor normalidad posible.

¡Muchas felicidades y que cumplas muchos más, Casa Ronald McDonald de Barcelona!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s