En 108 minutos de un vuelo espacial…

Estándar
En 108 minutos de un vuelo espacial…

‘Un pequeño viaje para el hombre y un gran universo para la humanidad’.

Hace exactamente 51 años, un valiente ruso dio la vuelta a la Tierra en tan solo 108 minutos. Este viaje cambiaría la vida de Yuri Gagarin y pasaría a la historia como el primer vuelo espacial tripulado. En su reconocimiento, se declararía el 12 de abril como el Día Internacional de los Vuelos Tripulados al Espacio.

Más de 3.500 voluntarios se presentaron al proceso de selección del programa espacial soviético en 1960 y fue tan solo un año después cuando Gagarin se convertiría en el primer cosmonauta. Minutos antes de embarcarse en la nave dejó grabado un mensaje:

“Queridos amigos, conocidos y desconocidos, mis queridos compatriotas y a toda la humanidad, en los próximos y breves minutos, posiblemente una nave espacial me lleve al distante espacio exterior del universo. ¿Qué puedo deciros durante estos últimos minutos antes de empezar? Toda mi vida se aparece ante mí en este único y hermoso momento. Todo lo que he hecho y he vivido ha sido para esto”.

Estas palabras cobran mayor sentido cuando descubrimos que Gagarin era hijo de campesinos, que sobrevivió a la ocupación alemana nazi escondido durante más de un año y medio y que quiso aprender a pilotar tras rescatar a un piloto soviético durante la Segunda Guerra Mundial.

Pequeños y grandes hechos de su vida le terminaron llevando a la nave Vostok 1. Cuando nació en el diminuto pueblo de Klúshino, nadie imaginó que ese bebé de gran sonrisa y bajita estatura terminaría pasando a la historia por algo que aún no existía y que solo las estrellas podían lograr: habitar el espacio. En 108 minutos de vuelo espacial, Gagarin habló, comió, contempló el amanecer y acompañó la noche de la zona no iluminada. En 108 minutos de vuelo espacial, un solo hombre dio la vuelta a toda la Tierra.

A 7.000 metros de altura, Gagarin se desprendió de la cápsula para aterrizar en paracaídas cerca de Smelovka. La campesina que lo encontró, aún vestido con el mono naranja y el gran casco blanco, le preguntó si venía del espacio. Efectivamente, al pisar los campos de las afueras del pueblo de Smelovka, Gagarin se había convertido en el primer hombre que voló al espacio.

Son historias como esta las que nos hacen reflexionar sobre la vida, sus contratiempos y las decisiones que tomamos. Muchas veces pensamos que los días pasan sin más, que podríamos estar en otro lugar, tener otro trabajo, dedicarnos a hacer algo más. Pero lo maravilloso de la vida es que nunca sabes por qué caminos te llevará y que quizás, hoy, estés dando los primeros pasos para hacer un vuelo muy especial.

Desde El Cuaderno y para celebrar el Día Internacional de los Vuelos Tripulados al Espacio recordamos estas palabras de Yuri Gagarin sobre la Tierra durante el primer viaje espacial: “Pobladores del mundo, salvaguardemos esta belleza, no la destruyamos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s