Por un aire más puro

Estándar
Por un aire más puro

Esta madrugada ha llovido. A parte de la agradable musiquita que crean las gotas de lluvia, una de las mejores partes de que llueva es el día siguiente: al salir al balcón notas el fresquito de la mañana, el cielo está realmente azul y el aire es más puro. Me sorprendo, pasado un tiempo, respirando profundamente aún en el mismo balcón en el que normalmente me cuesta quedarme.

No hay tanta contaminación. La lluvia ha limpiado el ambiente. Pero es triste pensar que pronto el día a día volverá a llenar el aire de partículas particularmente perjudiciales. Árboles, grandes y pequeños, trabajan continuamente para inhalar el dióxido de carbono y expulsar oxigeno puro, pero esto no es suficiente. ‘España está lejos de cumplir Kioto’, ha reconocido el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas.

El Protocolo de Kioto nació para reducir las principales causas del cambio climático. Se trata de un acuerdo internacional que pretende terminar con la emisión de gases creadores del efecto invernadero y que causan el calentamiento global. Todos los países participantes se comprometieron a reducir sus moléculas de CO₂ pero pasan los años y el mundo cada vez está más contaminado. ¿Por qué?

Hecha la ley, hecha la trampa. Son muchos los países que, lejos de implicarse un poquitito más, han decidido caminar por el camino que, hoy por hoy, y a pocos quilómetros vista, parece más sencillo: comprar derechos de emisión a países que no generan tanta contaminación. Este es el caso de España, que actualmente se encuentra en un 20% por encima de lo que estableció en su momento en el protocolo. Solo en 2011, España se gastó cerca de 92 millones de euros en la compra de estos derechos. Ante esta situación, la actual legislatura quiere generar un cambio en la cultura medio ambiental del país, invirtiendo más en fomentar que en comprar.

Aún así, en 2012 ya existen 42 millones de euros que se destinarán a dicha compra. La reducción del presupuesto ha sido considerable pero, ¿es el interés por el medio ambiente el que ha reconsiderado el presupuesto? o ¿es la situación de crisis la que obliga a recortar de cualquier sitio y deja de nuevo a los ciudadanos la tarea de arreglar lo que otros no pueden? Esperemos estar verdaderamente ante un compromiso real con el medio ambiente para detener una situación que en pocos años se hubiera convertido en insostenible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s