Nu shu, la escritura secreta de las mujeres

Estándar
Nu shu, la escritura secreta de las mujeres

Hace muchos y muchos siglos atrás, en el condado chino de Yongjiang de la provincia de Hunan, nació un pequeño secreto entre las mujeres de esa región. Un secreto que superaría el paso del tiempo, crecería y llegaría a la actualidad por su transmisión de madres a hijas. Este secreto es el Nu shu, el único sistema de escritura exclusivamente de las mujeres.

En la antigua Hunan, la enseñanza de la escritura de hombres, el Nan shu, estaba vedada a las mujeres, al igual que cualquier tipo de educación. Las mujeres se encontraban ante una sociedad tremendamente machista. Un dicho de la región afirma que “cuando eres niña, obedeces a tu padre; cuando eres esposa, a tu marido; y cuando eres viuda, a tu hijo”. Es así como la libertad de las mujeres dependía exclusivamente de los hombres y debían vivir por y para ellos. Ante esta situación de opresión, empezó a surgir secretamente el Nu shu.

Esta escritura se solía usar entre las mujeres de una misma familia o entre las mejores amigas, conocidas como laotong, “hermanas de por vida”. Compuesta de delgada líneas curvas y de puntos, se expresaba en infinitos soportes, desde canciones folklóricas sentimentales y femeninas hasta en tejidos de ropa, abanicos y cerámica. A diferencia del logográfico chino escrito, en el que cada carácter representa una palabra o una parte de ella, el Nu shu es fonético y cada carácter es una sílaba. Su escritura, además, es de arriba abajo y de derecha a izquierda.

Durante la Revolución Cultural, el Nu shu desapareció prácticamente por estar relacionado con la cultura china antigua. Además, la propia tradición que albergaba al Nu shu pedía quemar estos escritos en los funerales de sus autoras para que las acompañaran al otro mundo. A todo esto hay que sumarle que, a partir de 1949, las niñas empezaron a asistir a la escuela y en ella aprendieron las escrituras dominantes, por lo que ya no necesitaban un lenguaje secreto. No sería hasta los años 80’s que esta escritura se descubriría al mundo. Fue entonces cuando los expertos chinos la redescubrieron y hasta hoy trabajan para no perder este secreto milenario.

La escritora Lisa See se inspiró en la historia de estas mujeres para escribir El abanico de seda (Snow Flower and the Secret Fan) y de la cual también se realizó la película que lleva por título el mismo nombre, Flor de Nieve y el abanico secreto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s