Anita Delgado, la Maharaní de Kapurthala

Estándar
Anita Delgado, la Maharaní de Kapurthala

El 7 de julio de este año se cumplirán 50 años de la muerte de Anita Delgado, la que fue la primera gran Maharaní de Kapurthala, ciudad del estado del Punjab (India). Tras esta malagueña, de ojos oscuros y melena larga, se esconde una de las historias de amor más rompedoras y escandalosas de la India británica.

Después de trasladarse a Madrid, la familia Delgado atravesaba momentos difíciles. Razón suficiente para que Ana (mundialmente conocida como Anita) y su hermana Victoria comenzaran a trabajar en edad bien temprana. Lo hacían como bailarinas, y se daban a conocer como las Camelias.

En una de sus actuaciones, como si de un cuento de hadas se tratase, un exótico maharajá Jagatjit Singh, proveniente de la lejana y desconocida India, se enamoró de la joven bailarina. Enseguida comenzó un cortejo que acabó con el traslado de Anita (y su familia) a París, donde se la educó con conocimientos de francés (lengua con la que se comunicaría con el maharajá), educación, vestimenta, etc… En otras palabras, aprendió y se convirtió en una verdadera princesa.

Su romance con Jagatjit fue largo, aunque tortuoso. Como todos sabemos, los maharajás disponen de varias esposas. Y el caso de Jagatjit no era una excepción. Anita se convirtió en una más de sus mujeres. A pesar de ello, su maharajá nunca la trato como a una más. Contaba con todos los privilegios y vivía en su propio palacio. Actitud que causó más de una enemistad hacia Anita, pues Jagatjit la trataba como si fuese su única esposa.

Pero las historias de amor suelen tener un final… al menos esta.  A Anita le traicionaron sus sentimientos. El paulatino desinterés del maharajá hacia Anita desencadeno en algo que la princesa española no pudo evitar.  Se enamoró de Karan, uno de los hijos de su esposo.

Al ser descubiertos, el maharajá se separó de la española y la expulsó del país. A cambio de la condición de no casarse nunca más, el maharajá se comprometió a pagarle una pensión para que pudiera vivir como una reina. Acto que cumplió hasta la muerte de la española. Por otro lado, Karan fue obligado a casarse el mismo año en que Anita abandonó, para siempre, la India.

Aún después del escándalo y de la ruptura, Anita conservó sus títulos: Maharaní de Kapurthala. A pesar de muchos, y de todo lo que sucedió, Anita siempre ocupó un espacio en el corazón del Maharajá, quien la cuidó y se interesó por ella hasta el día de su muerte, el 7 de julio de 1962. Anita siempre quiso volver a la India, pero el maharajá, tajante, movió los hilos suficientes para que se le denegara, una tras otra, sus intentos de volver al país.

Una historia real que pone los pelos de punta. La española que se convirtió en Princesa de Kapurthala y que vivió, hasta el final, a caballo entre Oriente y Occidente.

Anuncios

»

  1. Existe un libro que relata perfectamente la intensa y emocionante vida de esta mujer. Es “PASION INDIA” del autor Javier Moro. Os dejo un enlace a una revista de danza, donde hice una pequeña reseña del libro en cuestión. ¡Lo recomiendo! (www.anildanza.com/pasion-india-javier-moro/ ).

    • Sin duda, se tarta de un libro precioso, intenso… nos traslada a una India británica muy marcada por la tradición. Un viaje al corazón de una joven gaditana que se enamoró perdidamente de un maharajá.

      Junto a Gemma, El Cuaderno recomienda este fantástico libro, no tiene desperdicio!

      Gracias por tu comentario Gemma y por el enlace! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s